Las tarjetas de fidelización son una buena solución como forma de fidelización. ¿Pero realmente las tarjetas de fidelización funcionan?.

 

Como todo al principio funcionan , pero a medida que se van generalizando y todas las empresas comienzan a implantar su sistema de fidelización, por lo tanto el mercado llega un momento que se satura. ¿quiere la tarjeta de fidelización de nuestra empresa?..pues mire, ya no me caben mas tarjetas en la cartera y ademas para cuatro veces mal contadas que vengo a su establecimiento no me interesa, y para me acaben dando un molinillo de café que no necesito después de años, va ha ser que no.

Esto es la realidad, la idea de la tarjeta de puntos, es muy buena, extraordinaria pero de utilidad relativa en pequeños establecimientos.

En 2003, Hubert Freidl en Austria, creo una tarjeta de fidelización estándar, valida para una gran cantidad de establecimientos, con una serie de ventajas importantes para estos desde el punto de vista de herramientas de marketing y para el consumidor al proporcionarle una tarjeta única para todo tipo de establecimientos y útil, dado que el retorno, o cashback de la fidelización es en dinero contante y sonante y no puntos para permutar por un peluche, aspirador u otro articulo de dudosa utilidad y calidad.

Esta es la tarjeta de fidelización cashback Lyoness. no es una tarjeta, es “la tarjeta”.

Para nosotros era un compromiso implantar una tarjeta de fidelización a un cliente, la implantamos, ¿pero con exito?. Cuando conocimos la Lyoness CashBack Card, vimos la solución, una única tarjeta para todos.